blog-emspublicaciones

HABLEMOS DE EMERGENCIAS INTRAHOSPITALARIAS

Según algunos estudios, los enfermos que cursan con deterioro clínico muestran datos objetivos y subjetivos durante las primeras 6 a 24 horas previas a que se presente una complicación grave. El reconocimiento temprano del deterioro y una intervención oportuna pueden disminuir la incidencia de paro cardiaco o la necesidad de cuidados intensivos, además de mejorar la evolución y disminuir los días de estancia hospitalaria. De esta manera, en todo el mundo se ha implementado el concepto de «equipo de respuesta rápida». Su función consiste en acudir en respuesta ante la activación de un código que identifica al paciente en riesgo. El equipo realiza una evaluación clínica y asegura el establecer un manejo multidisciplinario adecuado para procurar la buena evolución, aumentando así, las posibilidades de supervivencia del paciente.

Lamentablemente, los primeros indicadores de deterioro clínico pueden ser difíciles de identificar. Algunas de las razones son: retraso en buscar algún dato, falla en reconocer clínicamente una urgencia, falta de conocimiento y de habilidades en el tratamiento de pacientes graves, supervisión inadecuada o problemas organizacionales dentro del ámbito hospitalario, etc. Los síntomas pocas veces son específicos y se manifestarán con náusea o debilidad. En otros casos la presentación clínica identificará la implicación de algún órgano en particular como es la presencia de dolor torácico típico en un síndrome coronario agudo. La enfermedad en fase aguda causará cambios en la fisiología que se asocian con un rango limitado de signos clínicos. Los pacientes enfermos se presentarán con confusión, irritabilidad, alteración del nivel de consciencia, etc. Se apreciará ventilación superficial y presentaran datos de respuesta inflamatoria sistémica como palidez, sudoración o extremidades frías. Por ejemplo, la respuesta fisiológica de un paciente ante un proceso infeccioso debutará con fiebre, delirium, broncoespasmo y taquipnea. El objetivo es RECONOCER QUE EXISTE UN PROBLEMA. Por este motivo, se requiere de un ALTO INDICE DE SOSPECHA, monitorizar de manera más estrecha al paciente y tomar la decisión del nivel de atención necesario en el momento adecuado anticipándonos a un evento adverso como requerimiento de ventilación mecánica invasiva o paro cardiorrespiratorio.

Esto y más encontrarás en nuestra publicación de Emergencias intrahospitalarias, conócela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.